Search Bible
Click for Help   Click for QuickNav   Click for Advanced Search Options
Search KJV
Your Bible Version is the KJV
Go to Top
Link to This PageCite This Page
Share this pageFollow the BLB
Printable Page
 
 
Left Contextbar EdgeLeft Contextbar Edge BackgroundRight Contextbar Edge2Prior BookPrior ChapterReturn to CommentariesReturn to Author BiographyNext ChapterNext BookRight Contextbar Edge2Right Contextbar Edge BackgroundRight Contextbar Edge1
The Blue Letter Bible
Sponsors
BLB Searches
Search the Bible
Search KJV
 [?]

Advanced Options

Other Searches

Multi-Verse Retrieval
x
Search KJV

Let's Connect
x
Daily Devotionals
x

Blue Letter Bible offers several daily devotional readings in order to help you refocus on Christ and the Gospel of His peace and righteousness.

Daily Bible Reading Plans
x

Recognizing the value of consistent reflection upon the Word of God in order to refocus one's mind and heart upon Christ and His Gospel of peace, we provide several reading plans designed to cover the entire Bible in a year.

One-Year Plans

Two-Year Plan

David Guzik :: 1 Timoteo 6 – Las Riquezas y la Piedad

toggle collapse
Choose a new font size and typeface

1 Timoteo 6 – Las Riquezas y la Piedad

A. Palabra para los siervos.

1. (1 Timoteo 6:1) Palabra para los esclavos en general.


Todos los que están bajo el yugo de esclavitud, tengan a sus amos por dignos de todo honor, para que no sea blasfemado el nombre de Dios y la doctrina.

a. Los que están bajo el yugo de esclavitud: Pablo hizo un llamado a los esclavos a tener a sus amos por dignos de todo honor – ser trabajadores buenos y respetuosos con sus amos. Él hizo esto no como una forma de aprobación general a la institución de la esclavitud, sino para que Dios pueda ser glorificado. (para que no sea blasfemado el nombre de Dios).

b. Bajo el yugo: Estos mismos principios aplican para nuestras ocupaciones en la actualidad. Cuando trabajamos duro y honramos a nuestros empleadores, esto glorifica a Dios. Pero cuando somos malos empleados y les faltamos al respeto a nuestros supervisores, provocamos vergüenza para el nombre de Cristo.

i. Colosenses 3:22-24 da el sentido de esto: Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios. Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.

c. Para que no sea blasfemado el nombre de Dios y la doctrina: Las personas juzgarán al Cristianismo – quien Dios es (el nombre de Dios) y lo que la Biblia enseña (y la doctrina) en base a cómo se conduce usted como empleado.

i. Cada cristiano debe preguntarse si está llevando a la gente a Jesús por la manera en que trabaja, o si está alejando a la gente de Jesús con su mal desempeño y testimonio en el trabajo.

2. (1 Timoteo 6:2) Palabra especial para los esclavos con amos Cristianos.


Y los que tienen amos creyentes, no los tengan en menos por ser hermanos, sino sírvanles mejor, por cuanto son creyentes y amados los que se benefician de su buen servicio. Esto enseña y exhorta.

a. Y los que tienen amos creyentes: Tal vez era más fácil para un esclavo decir, “mi amo no conoce a Jesús, por eso espera que trabaje tan duro.” Pero si el amo fuera Cristiano, o se convirtiera en Cristiano, el esclavo pudiera pensar, “Mi hermano no debería esperar que trabajara tan duro; él me mostrará amor Cristiano, y tal vez me favorezca sobre los otros esclavos, porque yo también soy Cristiano.”

b. No los tengan en menos por ser hermanos, sino sírvanles mejor: Casi podemos imaginar a un esclavo diciendo, “¡mi amo es mi hermano! somos iguales ante Dios. No tiene ningún derecho a decirme que hacer.” Esta actitud ignora el hecho de que Dios nos llama a muchas relaciones donde se nos ordena sumisión – en el hogar, en la iglesia, en el lugar de trabajo. Nuestra igualdad en Jesús no elimina el orden de autoridad que Dios dio.

c. Sino sírvanles mejor, por cuanto son creyentes y amados los que se benefician de su buen servicio: Bajo este principio, los esclavos Cristianos no eran libres de menospreciar a sus amos por esperar que trabajen, y que trabajen duro. Al contrario, el esclavo debía estar aún más dedicado a trabajar porque servía a un hermano.

i. Nunca deberíamos esperar un trato especial porque nuestro jefe o supervisor es Cristiano. Al contrario, eso debe motivarnos a trabajar más duro, porque podemos ser de bendición para otro hermano.

ii. Warren Wiersbe relata la historia de una joven que había dejado un trabajo secular para trabajar en una organización Cristiana. Ella había estado allí por un mes y estaba muy desilusionada. “Pensé que iba a ser el cielo en la tierra,” se quejaba. “En vez de eso, no hay más que problemas.” Wiersbe le preguntó si estaba trabajando igual de duro para su nuevo jefe que como lo hacía en el trabajo secular. La mirada en su rostro decía “¡No!” Así que, Wiersbe le dijo “trata de trabajar más duro y muestra verdadero respeto a tu jefe. Sólo porque todos los de tu oficina sean salvos no significa que puedan dar menos que lo mejor de ustedes.” Ella tomo su consejo y los problemas se resolvieron.

d. Esto enseña y exhorta: Esta enseñanza era especialmente importante en el antiguo mundo, donde los esclavos eran tratados de forma muy diferente dependiendo del amo, y algunas veces había un racismo intenso y odio entre esclavos y amos.

i. El Cristianismo surgió en un contexto social donde la esclavitud era algo común. Había unos 60 millones de esclavos en el Imperio Romano. Algunos esclavos tenían posiciones privilegiadas; otros esclavos eran tratados con gran abuso.

ii. Pablo y otros en el Nuevo Testamento no llamaron a una revolución violenta en contra de la institución de la esclavitud (la cual hubiera fallado miserablemente). Sin embargo, a través del evangelio, sí destruyeron efectivamente los bases de la esclavitud – racismo, codicia, odio de clases – e hicieron posible una civilización sin esclavitud.

iii. La iglesia misma era un lugar donde la esclavitud había sido destruida. No era poco común que un amo y un esclavo fueran juntos a la iglesia, ¡donde el esclavo fuera un anciano de la iglesia, y el amo debiera someterse al liderazgo espiritual del esclavo! Semejante pensamiento radical era una ofensa para muchos, pero glorificaba a Dios y eventualmente destruyó a la esclavitud.

B. Dinero, contentamiento y piedad

1. (1 Timoteo 6:3-5) Advertencia contra los que hacen mal uso de la Palabra de Dios.


Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales.

a. Si alguno enseña otra cosa: Al acercarse al final de la carta, Pablo hizo referencia una vez más al tema que mencionó en el primer capítulo – que Timoteo debía estar en guardia contra los que hacían mal uso de la palabra de Dios.

i. Enseña otra cosa: En este contexto pudiera significar reemplazar una clara enseñanza de la Palabra de Dios por un enfoque en profecías, visiones y experiencias espirituales que la gente pudiera afirmar tener. Ese era un gran peligro contra el cual Pablo advirtió a Timoteo.

ii. Poole en si alguno enseña otra cosa: “Si hay alguna persona que de manera pública o en privado tome sobre sí el enseñar a la gente de otra manera.” Algunas de las enseñanzas más peligrosas en la iglesia no se hacen desde el púlpito, sino de manera informal, en conversaciones privadas.

b. y no se conforma a las sanas palabras: Pablo advirtió a Timoteo en contra del hereje argumentativo, que ha dejado la palabra de Dios para promover sus propias ideas – que no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo. Él advirtió a Timoteo contra de los que parecían tratar a la palabra de Dios más como a un juguete que como a un precioso regalo.

i. Usted no tiene que ser un oponente activo de la Palabra de Dios para ser un enemigo de ella. Si fallamos al no darle a la Biblia el lugar que merece en nuestras vidas y en lo que predicamos, nos oponemos a la Palabra de Dios.

ii. “Es posible no profesar ningún error impío o manifiesto y sin embargo corromper la doctrina de la piedad por tontos balbuceos jactanciosos. Porque cuando no hay progreso o edificación de ninguna enseñanza, ya se ha apartado de la institución de Cristo.” (Calvin)

c. A las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo: Esta pudiera parecer una advertencia innecesaria en contra de un peligro evidente. Sin embargo la advertencia era necesaria, porque los que hacen mal uso de la Palabra de Dios no se promocionan a ellos mismos de esta forma. A menudo ellos afirman honrar la Palabra de Dios cuando en realidad están haciendo mal uso de ella.

i. Hay diferentes maneras en que las personas no se conformana la verdad de la palabra de Dios.

· Algunos niegan la Palabra de Dios.

· Algunos ignoran la Palabra de Dios.

· Algunos se alejan de la Palabra de Dios.

· Algunos distorsionan la Palabra de Dios usándola como juguete con el cual jugar durante debates y disputas.

ii. Uno puede estar rodeado por la verdad de Dios; incluso uno puede memorizar la Biblia, y no hacerla efectiva en su vida para la eternidad. La curiosidad o el interés por la palabra de Dios sin sumisión a la misma es un grave peligro.

iii. En nuestro tiempo – un tiempo donde estamos saturados con información inútil – es fácil pensar que la Biblia contiene información inútil o que es una fuente de respuestas para preguntas triviales, pero no la vemos como un libro que contiene la verdad, que confronta y transforma vidas. El estudio Bíblico no es una búsqueda trivial; el tratar a la Biblia como un libro con información no útil es hacer mal uso de ella.

d. Está envanecido, nada sabe: Esto describe a los que hacen mal uso de la Palabra de Dios. Sin embargo, como todos los orgullosos, ellos no parecen ver ni admitir su falta de conocimiento. Y, como la mayoría de la gente orgullosa, son capaces de convencer a otros de que son expertos en la verdad de Dios, cuando en realidad hacen mal uso de ella.

i. El no permitir que la Palabra de Dios hable por sí misma– el agregarle de su “propia cosecha” como lo hacen los políticos modernos y las personas en relaciones públicas – es la peor clase de orgullo. Esto demuestra que alguien tiene más confianza en su propia sabiduría y en sus opiniones que en la sencilla verdad de Dios. Seguramente, estas personas orgullosas son de esos que nada saben.

ii. No es nada más que orgullo lo que pudiera hacerme pensar que es más importante que usted escuche mis historias, mis anécdotas, mis opiniones, mi humor, que la clara Palabra de Dios.

e. Y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras: Los que hacen mal uso de la Palabra de Dios podrán ser debatientes expertos en la doctrina que les apasiona en el momento, pero su deseo de estar debatiendo constantemente algún aspecto de la doctrina muestra su falta de disposición a recibir la verdad con humildad.

i. Pablo no está hablando sobre personas que hacen preguntas con un deseo genuino de aprender; sino de aquellos que hacen preguntas para iniciar una discusión principalmente para mostrar a otros lo listos que son.

f. Envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas: Este es el fruto de las cuestiones y contiendas de esos que hacen mal uso de la Palabra de Dios. Su presencia en el cuerpo de la iglesia es la fuente de todo tipo de divisiones y descontentos; y aunque parezcan ser expertos en la Biblia, en realidad dañan a la iglesia de Dios. Por lo tanto Pablo advirtió a Timoteo, “apártate de los tales.”

i. Timoteo debía esperar que esos hombres:

· Le tuvieran envidia a él y a su oficio (sin admitirlo).

· Que crearan contiendas entre los Cristianos.

· Que promovieran blasfemias de Timoteo y otros líderes de la iglesia.

· Que ellos fueran la fuente demalas sospechas – siempre sospechando de motivos perversos y conspiraciones de parte de Timoteo y de otros líderes de la iglesia

ii. Timoteo necesitaba esta advertencia, porque este tipo de personas peligrosas no son tan evidentes como uno podría pensar.

iii. Disputas necias: “Discursos interminables e innecesarios... La palabra griega significa irritarse unos a otros con disputas, o rozarse uno contra el otro, como lo harían ovejas con costras, esparciendo así la infección.” (Trapp)

g. Que toman la piedad como fuente de ganancia: Esta es otra característica de los que hacen mal uso de la palabra de Dios. Su interés hacia las cosas de Dios no está totalmente centrado en darle la gloria al Señor, sino que están en parte motivados por el deseo de abundancia y comodidad.

i. “Para estos hombres todo el Cristianismo se mide por la ganancia que trae… Pablo le prohíbe a los siervos de Cristo tener cualquier tipo de trato con este tipo de hombres.” (Calvin)

ii. Muy frecuentemente, el Cristianismo es presentado hoy en día sobre la base de lo que usted ganará al seguir a Jesús: éxito personal y felicidad, una familia más fuerte, una vida más segura. Estas cosas pueden ser ciertas hasta cierto punto, pero nunca debemos comercializar el evangelio como un producto que arreglará todos los problemas de la vida.

iii. Cuando el evangelio es comercializado de esta forma. Produce seguidores de Jesús que no están preparados para los tiempos difíciles. Después de todo, si el “producto Jesús” no está funcionando ¿por qué no probar con otra marca? Además, este enfoque de ventas quita el enfoque de Jesús mismo, y pone el enfoque en lo que Él nos dará. Muchos tienen sus corazones puestos en las bendiciones, no en aquel que nos bendice.

iv. Sin ignorar las bendiciones de seguir a Cristo, debemos proclamar la necesidad de seguir a Jesús porque él es Dios, y le debemos todo como nuestro Creador. Lo que es correcto delante de Dios, y lo que lo glorifica, es más importante que cualquier beneficio que podamos obtener.

v. Necesitamos ver más Cristianos que estén más preocupados por lo que glorifique a Dios, que en lo que me beneficia a mí.

h. Apártate de los tales: A Timoteo se le dijo que deliberadamente no se asociara con esos que reciben o presentan el evangelio con este tipo de enfoque comercial.

i. “Él no solo le prohibió a Timoteo que los imitara, sino que le dijo que los evitara como si fueran pestes dañinas. A pesar de que no se oponen al evangelio abiertamente, sino hacen una profesión de ello, su compañía es contagiosa. Además, si la multitud nos ve familiarizando con estos hombres, existe el peligro de que usen nuestra amistad para insinuarse en su favor. Por lo tanto deberíamos esforzarnos en sobremanera para hacer entender a todos que somos muy diferentes a ellos, y que no tenemos nada en absoluto en común con ellos.” (Calvin)

2. (1 Timoteo 6:6) La verdadera ganancia de la piedad.


Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento

a. La piedad: Pablo le dijo a Timoteo que los que hacen mal uso de la palabra de Dios erróneamente piensan que la piedad es un instrumento para obtener ganancias materiales. Sabiendo que su afirmación podía ser malinterpretada, continuó con una explicación.

b. Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento: Es cierto que la piedad es gran ganancia; pero solo cuando va acompañada de contentamiento.

i. “La palabra utilizada aquí como contentamiento es autarkeia... Por ella se referían a una completa autosuficiencia. Se referían a un estado de ánimo que era totalmente independiente de todas las cosas externas, y que contenía el secreto de la felicidad en sí misma. El contentamiento nunca viene de la posesión de cosas externas.” (Barclay)

c. Contentamiento: Cuando uno no vive con la “comezón de tener más,” y la vida de uno no está dominada por hacer compras o adquirir cosas materiales, podemos tener el tipo de contentamiento en Dios y su voluntad en nuestras vidas.

i. Esta es un área resbalosa de la vida Cristiana. Es muy fácil encontrar razones – más bien excusas – de por qué estos pecados de materialismo y codicia no aplican a nosotros. Pero siempre que pensamos que obtener algo material, o que obtener más de algo, solucionará las necesidades de nuestra vida, carecemos de este contentamiento. Cada vez que nos entristezcamos profundamente por una pérdida material, carecemos de este contentamiento. Siempre que obtengamos un placer excesivo al comprar u obtener alguna cosa material, carecemos de este contentamiento.

d. Gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento: Pablo conocía de primera mano este tipo de contentamiento; Aquí está su testimonio en Filipenses 4:11-13: No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

i. Es verdad que las posesiones materiales en sí mismas no nos corrompen; Pablo pudo abundar en cosas materiales y aún así mantener todo en perspectiva. Pero demasiados usan esta verdad para excusar su propio materialismo y su carnal falta de contentamiento.

ii. El Contentamiento es esencial, y difícil por muchas razones:

· Solo podemos encontrar contentamiento cuando nuestros corazones están arraigados en las cosas eternas; y el contentamiento es esencial porque muestra que estamos viviendo con una perspectiva eterna, no solo tratando de agregar más plumas a un nido terrenal.

· Es difícil tener contentamiento, porque nuestra cultura consumista alimenta nuestra falta de contentamiento, al recompensarnos cuando estamos descontentos, y con propaganda que trata de hacernos sentir descontentos sin un producto.

· Es difícil tener contentamiento, porque casi siempre deseamos tener mucho más de lo que en realidad necesitamos.

e. Gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento: La piedad realmente puede traer un contentamiento casi increíble; pero antes de que pueda; debemos ser transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, (Romanos 12:2) – para empezar a poner las cosas materiales en la prioridad correcta a un lado de las cosas espirituales.

i. Para muchos Cristianos es muy fácil decir que tienen contentamiento; pero, si en verdad lo tienen o no, a menudo se puede saber realmente por sus gastos y hábitos de compras. ¿Qué tanto lugar tienen el comprar y gastar en su vida? ¿Cómo afectan las pérdidas materiales a su felicidad? ¿Qué tan feliz se pone usted al obtener alguna cosa material?

ii. Cuando vivimos y actuamos sin contentamiento, estamos intentando suplir necesidades en nuestras vidas – una necesidad de “ser alguien”, una necesidad de sentirnos seguros o protegidos, una necesidad de tener emociones y novedades en nuestras vidas – la mayoría de la gente trata de llenar estas necesidades con cosas materiales, pero en realidad solo pueden ser satisfechas con una relación espiritual con el Dios que nos creó.

iii. El verdadero contentamiento no es muy difícil para aquellos cuyo verdadero hogar es el cielo. “se requiere muy poco de los bienes de este mundo para satisfacer a un hombre que se siente ciudadano de otro país, y que sabe que este no es su reposo.” (Clarke)

3. (1 Timoteo 6:7-8) El corazón del contentamiento.


Porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.

a. Porque nada hemos traído a este mundo: Un bebe nace no solo sin un centavo, sino ni siquiera con un bolsillo en donde echar los centavos. Con la misma certeza, nada podremos sacar – La cosas que hacen rico a un hombre en este mundo no significan nada en el mundo venidero.

b. Y sin duda nada podremos sacar: Un corazón con contentamiento empieza con ver nuestras posesiones y recursos desde una perspectiva eterna.

i. Se ha hecho la sabia observación de que una carroza fúnebre nunca es seguida por un remolque en movimiento. Toda cosa que alguien quisiera llevar consigo al más allá es dejada atrás. El oro es un bien muy preciado en la tierra; en el cielo Dios lo usa para pavimentar las calles.

ii. Jesús contó una vez una parábola que ha preocupado a algunas personas. En Lucas 16:1-14, Él habló de un mayordomo deshonesto, que estaba por ser llamado a rendir cuentas. Sabiendo que sería despedido, comenzó a ajustar cuentas con los deudores de su amo con términos favorables para los deudores, así lo tratarían amablemente cuando el amo lo despidiera. El amo terminó felicitando al mayordomo por sus astutas tácticas (probablemente antes de despedirlo). El mayordomo era digno de reconocimiento por dos razones. Primera, él sabía que tenía que rendir cuentas de su vida y se lo tomó en serio. Segunda, tomó ventaja de su posición presente para arreglar un futuro mejor. Podemos usar nuestras posesiones materiales ahora mismo para tener una mejor eternidad – a pesar de que no podamos llevarlas con nosotros.

iii. Nosotros nada podremos sacar – pero podemos enviar por adelantado bendiciones eternas y recompensas a través de un sabio uso de nuestros recursos ahora.

c. Teniendo sustento y abrigo: Después de una perspectiva eterna, un corazón de contentamiento debe tener un corazón humilde – un corazón puede tener contentamiento con cosas simples.

i. La mayoría nos volvemos hartos conforme pasan los años, y nuestra cultura sobre-estimuladora es eficiente en producir esto en nosotros. Las cosas que solían satisfacernos ya no son suficientes. El hambre constante por más y más, por más y mejor, por nuevo y mejorado, todo eso trabaja en contra del verdadero contentamiento.

4. (1 Timoteo 6:9-10) La locura del corazón codicioso.


Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

a. Los que quieren enriquecerse: Significativamente, el deseo de riquezas es más peligroso que las riquezas mismas – y no son solamente los pobres los que desean ser ricos, son los ricos los que quieren ser más ricos.

i. Pobre no significa piadoso ni rico impío; ni tampoco lo es al revés. Hubo muchos hombres excepcionales en la Biblia que eran increíblemente ricos, tal como Abraham, David, y Salomón.

ii. Pero los ricos piadosos tienen el corazón como el salmista en el Salmo 62:10: Si se aumentan las riquezas, no pongáis el corazón en ellas.

b. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo: Este deseo de riquezas tienta a nuestro corazón y lo aleja de las riquezas eternas, y nos atrapa en una trampa de la cual pocos pueden escapar – siempre soñando con riquezas, y siempre poniendo nuestro corazón en ellas.

i. El querer enriquecerse solo puede ser realmente satisfecho en Jesucristo, y ser satisfecho con riquezas espirituales en vez de materiales. Todo lo demás se queda corto.

c. Porque raíz de todos los males es el amor al dinero: El amor al dinero puede motivar a cualquier mal en esta tierra. No hay pecado que no pueda ser cometido por el bien del dinero.

d. Y fueron traspasados de muchos dolores: Este es el destino de los que viven en el amor al dinero. Nunca están satisfechos. Algunas veces nosotros deseamos la oportunidad de ver si las riquezas pueden satisfacernos, pero debemos confiar en la Palabra de Dios y en la experiencia de muchos.

i. “Así que estos estrangulan, ahogan, envenenan sus preciosas almas con beneficios, placeres, y preferencias, y muchas veces se encuentran con perdición y destrucción, esto es, con doble destrucción, temporal y eterna, como algunos exponen.” (Trapp)

5. (1 Timoteo 6:11-16) Las verdaderas riquezas: servir a un Gran Rey


Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre. Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos. Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato, que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo, la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores, el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén.

a. Mas tú, oh hombre de Dios: Se le ordenó a Timoteo que fuera diferente de los que vivían para las riquezas y la abundancia material. Él debía huir de los orgullosos argumentos de esos que hacen mal uso de la Palabra de Dios y que suponen que debemos seguir a Dios solo por lo que podemos obtener de ello.

b. Y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre: En vez de orgullo y riquezas, Timoteo debía perseguir estas cosas. Estas son cosas que a menudo no se valoran en nuestra época actual, pero son muy valiosas para Dios.

i. Este reto de dejar algunas cosas y seguir otras no está dirigido solamente a Timoteo, sino a todo el que sea un hombre [o mujer] de Dios – en lugar de ser un hombre de este mundo.

c. Pelea la buena batalla de la fe: Ir por el camino de Dios – en contra de la corriente de este mundo – no sería fácil. Por lo tanto, Timoteo debía tener la determinación de un soldado.

i. Dios nos llama a ser guerreros, pero para pelear la buena batalla de la fe – una batalla donde algunos podrán perder alguna batalla aquí y allá, pero continuaran peleando con gran determinación hasta que termine la guerra – cuando ellos echen mano de la vida eterna.

ii. Timoteo fue reclutado a esta guerra: A la cual asimismo fuiste llamado. Pero Timoteo también se ofreció como voluntario: habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos. Timoteo debía considerar ambas cosas para tener su mente preparada para la pelea. Dios lo había llamado, y él también se había ofrecido voluntariamente.

d. Delante de Dios, que da vida a todas las cosas: Ya que Pablo había llamado a Timoteo a una difícil batalla, era bueno que él supiera que las órdenes se habían dado delante de este gran Dios. Timoteo tenía la obligación de servir al Creador que la había dado vida.

i. La negación de Dios como nuestro Creador ha causado un gran daño en nuestra cultura. Algunos de los mayores daños han venido del simple hecho de que muchas personas ya no creen que tienen un Creador al que deben honrar y rendir cuentas.

e. Jesucristo: Éste es el que dio a Timoteo esta difícil orden. Jesucristo mismo sabía lo que era cumplir con una orden difícil, porque Él dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato y lo hizo de muchas formas.

i. Jesús admitió la verdad sobre sí mismo, al estar de acuerdo con la declaración de Poncio Pilato de que Jesús era el Rey de los Judíos (Mateo 27:11).

ii. Jesús testificó a Pilato sobre la soberanía de Dios, Respondió Jesús: Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba; por tanto, el que a ti me ha entregado, mayor pecado tiene. (Juan 19:11). Jesús le dejó saber a Pilato que Dios estaba a cargo, no Pilato.

iii. Jesús guardó silencio sobre acusaciones específicas, negándose a defenderse a sí mismo, sino entregando su vida a la voluntad del Padre (Mateo 27:14). “Porque Cristo hizo su profesión ante Poncio Pilato no con muchas palabras sino con realidad, esto es con su sumisión voluntaria a la muerte.” (Calvin)

iv. En cada una de estas formas, Jesús hizo una buena profesión ante Poncio Pilato; así que cuando se le dice a Timoteo que se ponga a la altura de la buena profesión que hizo; (1 Timoteo 6:12), simplemente se le está diciendo que haga lo que Jesús hizo.

f. Hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo: Éste era el tiempo que Timoteo debía pelear la buena batalla. Siempre existe el peligro de que un buen esfuerzo no dure lo suficiente, y termine en derrota.

g. El: Saber quién era Jesús equipó a Timoteo para pelear la buena batalla. La historia está llena de ejemplos de ejércitos que han sido dirigidos a victorias espectaculares porque los hombres conocían y amaban a sus líderes. Por lo tanto, aquí Pablo le describe a Jesús a Timoteo.

i. Él es el bienaventurado y solo Soberano – Él único que tiene todo el poder y la fuerza, que gobierna el universo desde un trono ocupado en el cielo.

ii. Él es el Rey de reyes, y Señor de señores; la majestad del hombre se desvanece en comparación con la gloria de Jesús. Las personas más ricas, las más inteligentes e influyentes de la tierra son enanos en comparación con el Rey Jesús.

iii. Él único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver: Él es santo, Jesús no es un simple súper hombre, Él es Dios hombre; verdaderamente inmortal sin principio ni fin, con una gloria que si se revelara completamente haría caer muerto a cualquier ser humano.

iv. Al cual sea la honra y el imperio sempiterno: El saber quién es este Jesús provoca una respuesta – no trae primero un “¿qué puede hacer Él por mí?” sino una respuesta de simple y profunda adoración – declarando la honra y el imperio sempiterno para este gran Dios. ¡Amén!

h. Al cual sea la honra y el imperio sempiterno: Pablo alabó la gloria y el honor del exaltado, entronado Señor Jesucristo, Él es un hombre único (él único que tiene inmortalidad) y un humano glorificado (luz inaccesible).

6. (1 Timoteo 6:17-19) Una última palabra para los ricos.


A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna.

a. A los ricos de este siglo: Esta frase lo pone todo en perspectiva. Estos tal vez sean ricos ahora, pero deben usar sus riquezas responsablemente si van a ser ricos en la era venidera.

b. Que no sean altivos: El orgullo es un peligro constante para los ricos. Es muy fácil creer que somos más porque tenemos más de lo que otro hombre tiene.

c. Ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo: Dios conoce nuestra tendencia a confiar en las riquezas en vez de en Él. El nos advierte contra este peligro porque Él quiere que confiemos en lo que es certero – en Él y no en riquezas… inciertas.

d. Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos: Ser dadivoso, y hacer el bien con nuestros recursos es lo que protege nuestro corazón del materialismo y de confiar en las riquezas inciertas.

i. Muchos creen que la razón principal para dar al Señor es que la iglesia necesita dinero. No. La razón más importante para dar es porque usted necesita ser dadivoso. Es la manera en que Dios lo protege contra la avaricia y la confianza en las riquezas inciertas. Dios proveerá para su obra aún cuando usted no dé; pero ¿qué pasará con usted?

ii. Si usted no renuncia a sus cosas materiales para la obra del Señor, ¿cómo atesorará [usted] para sí buen fundamento para lo por venir? ¿Cómo echará usted mano de la vida eterna? ¿Habrá algunos – tal vez muchos – que no entren al cielo porque su corazón estaba mucho más cómodo aquí en la tierra con sus recompensas materiales?

e. Echen mano de la vida eterna: La idea de Pablo para Timoteo es, “Haz a un lado la búsqueda del dinero y conténtate con tu trabajo como ministro del evangelio. Tu mano no es lo suficientemente grande como para sujetar dos cosas. Por lo tanto, como solo puedes tener una, cuida que sea la vital. Echa mano de la vida eterna.”

i. “De esto es evidente que si él echa mano de la vida eterna, tendrá que pelear por ella; y si tiene que pelear, solo puede pelear echando mano de la vida eterna con un apretón tenaz.” (Spurgeon)

7. (1 Timoteo 6:20-21) Conclusión un encargo final.


Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia, la cual profesando algunos, se desviaron de la fe. La gracia sea contigo. Amén.

a. ¡Oh Timoteo! Pablo repite un tema usado con frecuencia, retando a Timoteo a distinguir entre lo que viene de Dios (lo que se te ha encomendado), y lo que viene del hombre (profanas pláticas); y a estar en guardia en contra de enamorarse de lo que viene del hombre.

i. Pablo tenía confianza en Timoteo. Sin embargo Pablo también sabía lo grande que es el poder de la seducción y los grandes peligros que hay – así que le advierte una y otra vez.

b. Guarda lo que se te ha encomendado: El evangelio les es encomendado a los pastores como Timoteo; pero también a todos los creyentes. Y cuando la confianza se destruye, algunos se desvian de la fe. Debemos hacer todo lo que podamos para mantener esa confianza.

© 2016 David Guzik – No se permite la distribución más allá del uso personal sin autorización.

2 Tesalonicenses 1 – El carácter piadoso de una Iglesia Perseguida ← Prior Book
2 Timoteo 1 – Un Espíritu de Valentía Next Book →
1 Timoteo 5 – Cómo Tratar a las Personas en la Iglesia ← Prior Chapter
2 Timoteo 1 – Un Espíritu de Valentía Next Chapter →
CONTENT DISCLAIMER:

The Blue Letter Bible ministry and the BLB Institute hold to the historical, conservative Christian faith, which includes a firm belief in the inerrancy of Scripture. Since the text and audio content provided by BLB represent a range of evangelical traditions, all of the ideas and principles conveyed in the resource materials are not necessarily affirmed, in total, by this ministry.