Search Bible
Click for Help   Click for QuickNav   Click for Advanced Search Options
Search KJV
Your Bible Version is the KJV
Go to Top
Link to This PageCite This Page
Share this pageFollow the BLB
Printable Page
 
 
Left Contextbar EdgeLeft Contextbar Edge BackgroundRight Contextbar Edge2Prior BookPrior ChapterReturn to CommentariesReturn to Author BiographyNext ChapterNext BookRight Contextbar Edge2Right Contextbar Edge BackgroundRight Contextbar Edge1
The Blue Letter Bible
Sponsors
BLB Searches
Search the Bible
Search KJV
 [?]

Advanced Options

Other Searches

Multi-Verse Retrieval
x
Search KJV

Let's Connect
x
Daily Devotionals
x

Blue Letter Bible offers several daily devotional readings in order to help you refocus on Christ and the Gospel of His peace and righteousness.

Daily Bible Reading Plans
x

Recognizing the value of consistent reflection upon the Word of God in order to refocus one's mind and heart upon Christ and His Gospel of peace, we provide several reading plans designed to cover the entire Bible in a year.

One-Year Plans

Two-Year Plan

David Guzik :: Hechos 10 – Cornelio, Pedro, y la Conversión de los Gentiles

toggle collapse
Choose a new font size and typeface

Hechos 10 – Cornelio, Pedro, y la Conversión de los Gentiles

A. Dios habla a Cornelio de Pedro.

1. (Hechos 10:1-2) Cornelio, un gentil que servía a Dios.


Había en Cesarea un hombre llamado Cornelio, centurión de la compañía llamada la Italiana, piadoso y temeroso de Dios con toda su casa, y que hacía muchas limosnas al pueblo, y oraba a Dios siempre.

a. Había en Cesarea un hombre: Cesarea era una ciudad mayormente romana en la orilla del mediterráneo en Judea. Fue el cuartel general del gobernador romano de la provincia de Judea. Arqueólogos han descubierto una roca de un edificio en Cesarea con el nombre Pontio Pilato inscritos en ella.

b. Cornelio, centurión de la compañía llamada la Italiana: Cornelio fue un oficial en el ejercito romano. Un judío patriótico de aquel día naturalmente vería mal o hasta odiarlo.

i. “Treinta y dos tales cohortes italianos, estaban estacionados en diferentes provincias del imperio. Fueron compuestas de voluntarios italianos y fueron consideradas las tropas romanas más leales.” (Lenski) Porque él fue un siervo tan leal de los opresores de Israel, casi cada judío patriótico de aquel día estaría prejuiciado contra Cornelio.

c. Piadoso y temeroso de Dios: Sin embargo, Cornelio fue un hombre piadoso; un hombre temeroso de Dios, que hacía muchas limosnas a los necesitados.

i. “Como un romano típico, él había sido expuesto a los dioses romanos – Jupitero, Agosto, Marte, Venus, etc. – pero … habían sido expuestos a los conceptos iluminados del judaísmo y se habían vuelto devotamente monoteístas.” (Hughes)

ii. Cornelio estaba en la categoría de lo que los judíos llamaban temerosos de Dios. Estos fueron gentiles que amaban al Dios de Israel; fueron simpatizantes y apoyadores de la fe judía. Mas, no se convirtieron en judíos completamente en su estilo de vida y en circuncisión.

iii. El pueblo judío de aquel tiempo respetaban y apreciaban a estos gentiles temerosos de Dios, pero no podían realmente compartir su vida, sus hogares y su comida, porque fueron de hecho gentiles y no plenos convertidos judíos.

d. Y oraba a Dios siempre: Porque la manera de vida y corazón de Cornelio es descrito, vemos a un hombre que obviamente tenía una verdadera relación con Dios. A la vez, él no fue parte de la cultura principal judía.

2. (Hechos 10:3-6) Dios envía un ángel para decirle a Cornelio que enviara por Pedro.


Este vio claramente en una visión, como a la hora novena del día, que un ángel de Dios entraba donde él estaba, y le decía: Cornelio. El, mirándole fijamente, y atemorizado, dijo: ¿Qué es, Señor? Y le dijo: Tus oraciones y tus limosnas han subido para memoria delante de Dios. Envía, pues, ahora hombres a Jope, y haz venir a Simón, el que tiene por sobrenombre Pedro. Este posa en casa de cierto Simón curtidor, que tiene su casa junto al mar; él te dirá lo que es necesario que hagas.

a. Este vio claramente en una visión, como a la hora novena del día: No se nos dice aquí específicamente que estaba orando Cornelio, pero fue la hora novena (3:00 de la tarde). Ésta fue la hora de costumbre de oración para los judíos. También, como Cornelio relató el incidente a Pedro en Hechos 10:30, él dijo específicamente que estaba (a la hora novena, mientras oraba en mi casa).

b. Este vio claramente en una visión … un ángel de Dios: Esto no fue un sueño, ni tampoco sucedió realmente. Esto fue una visión que vino en el “ojo de la mente” de Cornelio. A la vez, fue tan vívida que Cornelio dijo después, se puso delante de mí un varón con vestido resplandeciente (Hechos 10:30).

c. Cornelio: Es significativo que Dios habló a Cornelio directamente, aun llamándolo por nombre. También es significativo que Cornelio respondió con un temor de lo celestial y santo (atemorizado). Esto muestra que Cornelio tenía una verdadera relación con Dios.

d. Haz venir a Simón, el que tiene por sobrenombre Pedro: Probablemente, Cornelio ni siquiera sabía quien era Pedro. Pero sabía que debía hacer lo que Dios le dijera que hiciera, y que podía confiar que Dios estaba hablando a éste llamado Pedro también (él te dirá lo que es necesario que hagas).

i. “Ángeles pueden conectar hombres con los predicadores puestos por Dios, nunca se les permite hacer más.” (Lenski)

3. (Hechos 10:7-8) Cornelio obedece los mandatos de Dios y envía por Pedro.


Ido el ángel que hablaba con Cornelio, éste llamó a dos de sus criados, y a un devoto soldado de los que le asistían; a los cuales envió a Jope, después de haberles contado todo.

a. Cornelio, éste llamó a dos de sus criados, y a un devoto soldado: Aparentemente, la fe de Cornelio fue contagioso y habían unos de su casa y bajo su mando que también habían honrado al Dios de Israel.

B. La visión de Pedro del gran lienzo.

1. (Hechos 10:9-10) Pedro en la azotea de Simón el curtidor.


Al día siguiente, mientras ellos iban por el camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea para orar, cerca de la hora sexta. Y tuvo gran hambre, y quiso comer; pero mientras le preparaban algo, le sobrevino un éxtasis;

a. Mientras ellos iban por el camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea para orar: Mientras Dios habló a Cornelio, y Cornelio envió mensajeros para llamar a Pedro, Dios mismo también habló a Pedro.

i. Típicamente, así es como Dios hace las cosas. Habla a varias personas de un asunto, no solo a una. Así se provee la confirmación, y de la boca de dos o tres testigos es establecida un testimonio.

ii. “Dos hombres están a treinta millas (48 kilómetros) de distancia. Debían ser juntados. Para que podían encontrarse, mientras Jope estaba ocupada con su negocios, y Cesarea con sus grandes intereses de embarcación, y no sabrán nada de lo que está sucediendo; Dios, entre las sombras, cuidando a los suyos, envía un ángel a Cesarea, y otorga el éxtasis en Jope. Así fueron reunidos.” (Morgan)

b. Pedro subió a la azotea para orar: En aquella cultura, la azotea fue normalmente usado como un tipo de patio. No había nada extraño en que Pedro subiera a la azotea para orar.

c. Y tuvo gran hambre: Esto pasa con frecuencia durante la oración; distracciones en nuestro cuerpo vienen mientras intentamos dirigirnos a Dios. Sin embargo, dios usó estas mismas distracciones para hablar a Pedro, mientras le sobrevino un éxtasis.

2. (Hechos 10:11-16) La visión de Pedro.


y vio el cielo abierto, y que descendía algo semejante a un gran lienzo, que atado de las cuatro puntas era bajado a la tierra; en el cual había de todos los cuadrúpedos terrestres y reptiles y aves del cielo. Y le vino una voz: Levántate, Pedro, mata y come. Entonces Pedro dijo: Señor, no; porque ninguna cosa común o inmunda he comido jamás. Volvió la voz a él la segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo llames tú común. Esto se hizo tres veces; y aquel lienzo volvió a ser recogido en el cielo.

a. Todos los cuadrúpedos terrestres y reptiles y aves del cielo: Pedro vio todo tipo de animaleskósher y no kósher, expuestos mayormente sobre un trasfondo como un lienzo (un gran lienzo, que atado de las cuatro puntas). Entonces Pedro oyó un mandato: Levántate, Pedro, mata y come.

i. Cuando Pedro tuvo gran hambre, y quiso comer mientras oraba, sin duda lo consideraba una distracción. Mas Dios lo usó hablándole a través de una visión en cuanto a la comida. ¡Quizá su hambre le hizo poner más atención!

b. Le vino una voz: No sabemos exactamente como fue esto para Pedro. Es poco común que Dios hable en una voz audible. Con más frecuencia, Dios habla a nuestro hombre interior. Como una visión puede ser “visto” por el “ojo de la mente”, aún así podemos “oír” la voz de Dios con el “oído de la mente”.

i. “Dios no necesita que las ondas sonoras lleguen al tímpano para hablar a un hombre. Cuando le complazca, puede hablar directamente a la mente de uno donde se interpretan las ondas sonoras.” (Lovett)

c. Levántate, Pedro, mata y come: Esto, obviamente, fue en contra del compromiso de Pedro como un judío, lo cual fue nunca comer nada que no fuera kósher. Seguramente entre todos los cuadrúpedos terrestres y reptiles y aves del cielo habían animales que no fueran kósher.

d. Señor, no: La respuesta de Pedro fue absurdo y, a la vez, muy típico de nosotros. Dijo ‘no’ a su Señor. La única respuesta legítima a una petición de nuestro Señor es “sí”.

i. Pedro tenía un mal hábito de decirle “no” a Jesús (Mateo 16:22, Juan 13:8). Compara la respuesta de Pedro a Dios (Señor, no) con la respuesta de Cornelio a Dios (¿Qué es, Señor?). En aquel día parecía que Cornelio fue más sensible a Dios que Pedro.

ii. Pedro había,más o menos, puesto a Dios en una caja de limitaciones, y ahora Dios iba a sacudir a Pedro para cambiar su pensar. Puede hacer lo mismo para nosotros. “Sacúdete un poquito, mi hermano. Si eres demasiado preciso, ¡quizá el Señor te prenda fuego, y consume tus ataduras de formalidades burocráticas! Si te has vuelto tan inapropiadamente apropiado que no puedes cometer un apropiado impropiedad, entonces ora que Dios te ayude ser menos apropiado, porque hay muchos que nunca se salvarán por ti como herramienta mientras estudias para ser apropiado.” (Spurgeon)

iii. Pedro fue salvo, fue lleno del Espíritu Santo, y Pedro había sido grandemente usado por Dios. A la vez, Pedro seguía siendo Pedro. Dios no lo usó porque fue perfecto, sino porque iba en la dirección correcta y estaba dispuesto. Con frecuencia, caemos en la trampa de creer que tenemos que ser perfeccionados hasta que Dios puede realmente usarnos.

e. Volvió la voz a él la segunda vez: Dios respondió claramente a Pedro. Lo que Dios limpió (declarado limpio), no lo llames tú común (impuro/inmundo, impío, inaceptable a Dios).

i. En la manera de pensar del Antiguo Testamento había lo santo y lo común. Lo santo se hacía común cuando tocó algo común, y solo podía hacerse santo otra vez por un ritual de limpieza. El proceso de hacer algo santo se llamaba consagración; el de hacerlo común se llamaba profanación.

ii. en este punto, Pedro creía que Dios hablaba solamente de la comida, pero pronto, Dios le mostró a Pedro que realmente tenía otra cosa en la vista.

f. Esto se hizo tres veces: Para profunda énfasis, Dios repitió esto tres veces. Pedro debía considerar esto como importante.

i. “Cuando ya la drama se había realizado la tercera vez, Pedro debía tener una idea de que Dios quería decirle algo, aunque no sabía exactamente lo que era.” (Boice)

3. (Hechos 10:17-20) Dios le da a saber a Pedro la llegada de los mensajeros de Cornelio.


Y mientras Pedro estaba perplejo dentro de sí sobre lo que significaría la visión que había visto, he aquí los hombres que habían sido enviados por Cornelio, los cuales, preguntando por la casa de Simón, llegaron a la puerta. Y llamando, preguntaron si moraba allí un Simón que tenía por sobrenombre Pedro. Y mientras Pedro pensaba en la visión, le dijo el Espíritu: He aquí, tres hombres te buscan. Levántate, pues, y desciende y no dudes de ir con ellos, porque yo los he enviado.

a. Y mientras Pedro estaba perplejo dentro de sí sobre lo que significaría la visión que había visto: Cuando terminó la visión, Pedro no había entendido todo. Eso vino con el tiempo mientras Dios habló a Pedro por los visitantes que acababan de llegar a su puerta

b. Le dijo el Espíritu: Previamente, en Hechos 10:13 y 10:15, simplemente fue dicho que una voz habló a Pedro. Ahora, se nos dice que el Espíritu habló a Pedro. Esto fue Dios, en la persona del Espíritu Santo hablando a Pedro.

c. Tres hombres te buscan … desciende y no dudes de ir con ellos, porque yo los he enviado: En este punto Dios no ha dicho a Pedro que sus visitantes fueron gentiles. Normalmente, un judío piadoso como Pedro no se relacionaría de esta manera con gentiles. Sabiendo esto, y sabiendo la resistencia previa de Pedro (Señor, no), Dios simplemente sorprendió a Pedro con el conocimiento de que estos hombre fueron gentiles. Todo lo que Pedro necesitaba saber fue lo que el Espíritu dijo: “Yo los he enviado”.

4. (Hechos 10:21-23) Pedro va con los mensajeros a Cesarea para ver a Cornelio.


Entonces Pedro, descendiendo a donde estaban los hombres que fueron enviados por Cornelio, les dijo: He aquí, yo soy el que buscáis; ¿cuál es la causa por la que habéis venido? Ellos dijeron: Cornelio el centurión, varón justo y temeroso de Dios, y que tiene buen testimonio en toda la nación de los judíos, ha recibido instrucciones de un santo ángel, de hacerte venir a su casa para oír tus palabras. Entonces, haciéndoles entrar, los hospedó. Y al día siguiente, levantándose, se fue con ellos; y le acompañaron algunos de los hermanos de Jope.

a. Entonces Pedro, descendiendo a donde estaban los hombres que fueron enviados por Cornelio: Pedro debía haber sido muy sorprendido cuando abrió la puerta y vio dos siervos y un soldado (Hechos 10:7) en su puerta. Habría sabido de inmediata que no fueron judíos, y se habría preguntado por qué Dios le dijo que fuera con ellos y por qué Dios los había enviado.

i. La idea que Dios podía enviar y usar a gentiles fue enteramente nuevo para Pedro. Dios estaba expandiendo la mente y el corazón de Pedro.

b. De hacerte venir a su casa para oír tus palabras: Los mensajeros de Cornelio vinieron con una invitación. Pedro debía ir a la casa de Cornelio, quien quiere oír tus palabras. Por supuesto, esto fue una invitación que Pedro no podía dejar pasar – ¿o sí?

i. Un gentil – peor aun, un oficial en el ejercito romano – quería oír el evangelio de Pedro. ¡Pedro nunca había hecho nada así antes! ¿Cómo responderá?

c. Haciéndoles entrar, los hospedó: Vemos el cambio en el corazón de Pedro por la manera en que haciéndoles entrar, los hospedó. Los hospedó es literalmente “entretener un huésped”. Pedro no solamente dio fríamente un cuarto a estos visitantes; los entretuvo como huéspedes deseados, y hizo esto en contra de cada costumbre del pueblo judío de aquel día.”

i. “Normalmente, un judío habría dicho: ‘bueno, es un placer conocerlos, pero necesitamos que se queden allí afuera en la calle. No pueden entrar.’ O podría haber dicho: ‘Si van poquito más adelante en la calle, creo que encontrarán un mesón donde se podrían quedar’ Ningún judío ortodoxo invitaría a gentiles a que se quedaran en su casa. No se habría sentado en la misma mesa con ellos. Nunca tendría convivio con ellos. Era prohibido.” (Boice)

ii. Por entretener a estos gentiles, Pedro fue en contra de los costumbres y tradiciones de Israel, pero no contra la palabra de Dios. Posiblemente, en este mismo momento, Dios llenó el corazón de Pedro con un entendimiento de que aunque el Antiguo Testamento decí que el pueblo de Dios no debería convertirse paganos como sus vecinos, también decía que Dios quería que su pueblo fuera una luz para sus vecinos quienes no conocían al Dios verdadero.

iii. “Yo creo que ángeles miraban aquella casa aquella noche, con el curtidor menospreciado un discípulo, el gran apóstol, los tres gentiles mientras se quedaban allí.” (Morgan)

d. Al día siguiente … se fue con ellos: Pedro extendió la mano a sus vecinos gentiles, en obediencia a lo que Dios le dijo que hiciera.

i. Le acompañaron algunos de los hermanos de Jope: “Supongo que él anticipaba lo que iba a suceder y el malentiendo y la oposición que resultaría, y él juzgaba que, fuera lo que fuera a que Dios le estaba dirigiendo que entrara, sería mejor tener algunos de los otros judíos allí para verificar el resultado.” (Boice)

ii. “Hace siglos, otro judío había venido a Jope con un mensaje solemne de se Dios, que fue encargado para llevarlo muy lejos a los gentiles. Jonás, el profeta, tomó un barco de Jopé y rehusó obedecer al llamado divino.” (Gaebelein)

iii. Jonás huyó del llamamiento de Dios, pensando que podía escapar del Señor, y no compartía el corazón de Dios para los perdidos. Pedro estaba dispuesto examinar sus tradiciones y prejuicios a la luz de la palabra de Dios, y él compartía el corazón de Dios por un mundo perdido. Algunos son más como Pedro otros como Jonás.

C. El encuentro de Cornelio y Pedro.

1. (Hechos 10:24-26) Pedro llega a la casa de Cornelio


Al otro día entraron en Cesarea. Y Cornelio los estaba esperando, habiendo convocado a sus parientes y amigos más íntimos. Cuando Pedro entró, salió Cornelio a recibirle, y postrándose a sus pies, adoró. Mas Pedro le levantó, diciendo: Levántate, pues yo mismo también soy hombre.

a. Cornelio los estaba esperando: Cornelio tenía mucha fe en Dios. Él esperaba por la llegada de Pedro, sabiendo que como Dios lo motivó a llamar a Pedro en primer lugar, Dios llevaría el plan a completarse.

i. Cornelio envió siervos por un hombre que nunca había visto, para que podía conocer este desconocido. Él solo sabía que el hombre era un judío piadoso, quien por tradición no tendría nada que ver con un gentil como Cornelio. A pesar de todo eso, Cornelio los estaba esperando en fe.

b. Salió Cornelio a recibirle, y postrándose a sus pies, adoró: Cornelio no conocía a Pedro, pero debía haberlo considerado un hombre de Dios especial, así que postrándose a sus pies, adoró. Esta reacción fue entendible, aunque incorrecto. Pedro corrigió a Cornelio diciendo: Levántate, pues yo mismo también soy hombre. Si Cornelio no debía dar tal reverencia a Pedro, tampoco Pedro debería recibirlo.

i. Significativamente, cuando en la biblia la adoración es ofrecida a los hombre o a ángeles (como en Apocalipsis 19:10), es rechazado. Pero Jesús recibió tal adoración con libremente (Mateo 8:2; 9:18; 14:33; 15:25; 28:9). Esto comprueba que Jesús es más que un hombre mayor que cualquier ángel (Lucas 4:8).

ii. En el gran catedral de San Pedro en Roma, hay una estatua enorme de Pedro, donde personas vienen y besan el dedo de la estatua. Esto es reverencia inmerecida e inapropiada hacia cualquier hombre o ángel. Casi quisiéramos que Pedro visitaría al catedral que lleva su nombre y amablemente corregir a tales personas.

iii. Pedro y Cornelio honran él uno al otro. Pedro honró a Cornelio viniendo desde Jopepara verlo. Cornelio honró a Pedro postrándose ante él. Hicieron como Pablo después escribió, en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros (Romanos 12:10).

iv. “Pedro rehusó ser tratado como un Dios por Cornelio, y también tratar a Cornelio como si fuera perro.” (Stott)

2. (Hechos 10:27-29) Entrando en la casa de Cornelio, Pedro explica porque vino.


Y hablando con él, entró, y halló a muchos que se habían reunido. Y les dijo: Vosotros sabéis cuán abominable es para un varón judío juntarse o acercarse a un extranjero; pero a mí me ha mostrado Dios que a ningún hombre llame común o inmundo; por lo cual, al ser llamado, vine sin replicar. Así que pregunto: ¿Por qué causa me habéis hecho venir?

a. Entró: Esto es una de las más breves, pero más importantes pasajes de esta sección. Pedro entró en la casa de un gentil, algo que costumbres y tradiciones judías prohibían. Por entrar en la casa de un gentil, Pedro mostró que su corazón y mente habían cambiado, y que él había aprendido la lección de la visión del gran lienzo.

i. “El sujeto principal de este capítulo no es tanto la conversión de Cornelio, mas la conversión de Pedro.” (Stott)

b. Y les dijo: Pedro explico porque él, un judío piadoso (quien también fue cristiano) había entrado en la casa de un gentil. Así, él explicó el mensaje que él recibió en la visión, reconociendo que Dios no solo (ni tampoco mayormente) hablando de la comida en la visión (a ningún hombre llame común o inmundo).

i. Diciendo: “a ningún hombre llame común o inmundo”, Pedro entendió que la visión trataba de personas; no comida. Pero el principio también aplica a la comida. Entendemos que creyentes no están bajo ninguna obligación a mantener una dieta Kósher. Las cosas que comemos pueden ser mejor o peor de una perspectiva de salud, pero no hace que tengamos una mejor relación con Dios.

ii. Jesús habló de este principio: ¿También vosotros estáis así sin entendimiento? ¿No entendéis que todo lo de fuera que entra en el hombre, no le puede contaminar, porque no entra en su corazón, sino en el vientre, y sale a la letrina? Esto decía, haciendo limpios todos los alimentos. (Marcos 7:19-20).

iii. Pablo sabía este principio: Yo sé, y confío en el Señor Jesús, que nada es inmundo en sí mismo (Romanos 14:14). Así podía concluir: Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida … todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo(Colosenses 2:16:17).

iv. Mas la conexión entre personas inmundas y comidas inmundas fue importante. La idea de comida no Kósher fue estrechamente relacionada con gente no kósher. “Fue, por gran parte, culpa de sus escrúpulos en asuntos de comida que fue ritualmente inseguro para un judío piadoso conocer socialmente a un gentil.”

c. Por lo cual … vine: Esto lo había confirmado. Si Pedro no hubiera recibido esta visión, nunca habría viajado con estos mensajeros gentiles. Dios tuvo que preparar el corazón de Pedro con la visión antes de que Pedro iría.

3. (Hechos 10:30-33) Cornelio explica porque envió por Pedro.


Entonces Cornelio dijo: Hace cuatro días que a esta hora yo estaba en ayunas; y a la hora novena, mientras oraba en mi casa, vi que se puso delante de mí un varón con vestido resplandeciente, y dijo: Cornelio, tu oración ha sido oída, y tus limosnas han sido recordadas delante de Dios. Envía, pues, a Jope, y haz venir a Simón el que tiene por sobrenombre Pedro, el cual mora en casa de Simón, un curtidor, junto al mar; y cuando llegue, él te hablará. Así que luego envié por ti; y tú has hecho bien en venir. Ahora, pues, todos nosotros estamos aquí en la presencia de Dios, para oír todo lo que Dios te ha mandado.

a. Oraba en mi casa: Sin duda, Cornelio oraba o para acercarse a Dios en general, o específicamente que Dios enviaría el Mesías. Dios contestaría a través del evangelio de Pedro traído a Cornelio.

b. En ayunas: La intensidad de su oración fue evidente. Buscó a Dios tan intensamente que por un tiempo, la comida se volvió menos importante. Él buscó a Dios diligentemente y Dios se reveló a Cornelio.

c. Cornelio, tu oración ha sido oída, y tus limosnas han sido recordadas delante de Dios: Es interesante notar que aunque Cornelio no era un cristiano en el sentido de que aún no había sido regenerado o nacido de nuevo, mas en este caso Dios oyó su oración y recordó su generosidad a los demás.

d. Ahora, pues, todos nosotros estamos aquí en la presencia de Dios, para oír todo lo que Dios te ha mandado: Pedro estaba viviendo el sueño de un predicador. Su audiencia fue atento y bien preparado por el Espíritu Santo.

i. El mensaje que Pedro estaba a punto de predicar tenía gran preparación. Pedro fue preparado por el Espíritu Santo, y los que estaban en la casa de Cornelio fueron preparados para oír el mensaje que Pedro trajo. Nuestra bendición es grandemente aumentado cuando nos preparamos para oír la palabra de Dios.

ii. “¿Cuando vas a la iglesia, quieres recibir un buen mensaje? Si así es, la mejor manera es venir con un corazón preparado. Sé que el predicador también debe también estar preparado, pero cuando Dios prepara el mensajero y a los que están para oírlo, entonces tremendas cosas suceden.” (Boice)

4. (Hechos 10:34-43) La predicación breve de Pedro a los gentiles en la casa de Cornelio.


Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia. Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo; éste es Señor de todos. Vosotros sabéis lo que se divulgó por toda Judea, comenzando desde Galilea, después del bautismo que predicó Juan: cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él. Y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén; a quien mataron colgándole en un madero. A éste levantó Dios al tercer día, e hizo que se manifestase; no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos. Y nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos. De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre.

a. En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas: Esto es la fundación del entendimiento de Pedro de que el evangelio debía salir a los gentiles. Esta declaración va directamente en contra del pensar común judío de aquel tiempo de que Dios sí hacía acepción de, entre los judíos y los gentiles. En esencia, muchos judíos en el día de Pedro pensaban que Dios amaba a los judíos mientras que odiaba a los gentiles.

i. Según William Barclay, fue común para un judío empezar su día con una oración dándole gracias a Dios que no era un esclavo, un gentil o una mujer. Una parte fundamental de la religión judía en los días del Nuevo Testamento fue hacer un voto de que uno no ayudaría a un gentil bajo ningunas circunstancias, como dar direcciones si fueron pedidas. Pero fue hasta rehusar ayudar a una mujer gentil en su hora de más necesidad – cuando estaba dando a luz – porque el resultado solo sería traer otro gentil al mundo.

ii. Si un judío se casó con una gentil, la comunidad judío tendría un funeral para el judío y lo consideraría muerto. Se pensaba que aún entrar en la casa de un gentil hacía un judío inmundo ante Dios. Escritos antiguos judíos nos dicen de una mujer gentil que vino a un rabí. Ella confesó que fue pecador y pidió ser admitida a la fe judía. “Rabí” dijo: “Acércame”. El Rabí rehusó y simplemente cerró la puerta en su cara.

iii. Pero los gentiles podían dar tanto como recibían de los judíos. Gentiles despreciaban a judíos como raros tradicionalistas, y creían que fueron conspiradores malvados que adoraban a cerdos. Como pensaban, los judíos rehusaban comer puerco, así que ¡debían adorar cerdos!

iv. Todo esto cambió con el esparcimiento del evangelio. La cristianidad fue la primera religión que no hiciera caso a las limitaciones raciales, culturales y nacionales.

v. Cuando los judíos mostraban este tipo de parcialidad no estaban sido fieles al corazón de Dios revelado en el Antiguo Testamento. La idea de que Dios no hace ninguna acepción de personas también es declarada en Deuteronomio 10:17 y 2 Crónicas 19:7: Porque Jehová vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores, Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas,ni toma cohecho;(Deuteronomio 10:17)

b. Sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia: La intención de Pedro no fue implicar que hombres como Cornelio ya estaban bien con Dios y no necesitan hacerse cristianos. Mas bien, el punto es que no necesitan sentirse excluidos de Dios por su trasfondo nacional.

i. con frecuencia, pensamos que Dios ve color; él solo ve el corazón. Dios no ve ningún estatus económico; él solo ve el corazón. Él no ve nacionalidad o grupo étnico; él solo ve el corazón.

c. Éste es Señor de todos: Ésta es una frase poderosa, mostrando la deidad de Jesús. Pedro nunca podía decir esto si Jesús no fuera (y no es) Dios. A demás, es Señor de todos – judío y gentil.

d. A quien mataron colgándole en un madero. A éste levantó Dios al tercer día: Es digno de notar que la predicación de Pedro a los gentiles fue esencialmente igual a su predicación a los judíos. Él presentó la persona y obra de Jesucristo, con un énfasis en la resurrección de Jesús y en nuestra responsabilidad ante Dios en la luz de estas cosas.

i. Pedro no tenía un sermón para un grupo y otro sermón para otro. Todas las personas necesitaban ser salvados por venir a fe en un Jesucristo vivo.

ii. El sermón de Pedro fue una maravillosa (aunque breve, y quizá resumido por Lucas) explicación de la persona y obra de Jesús de Nazaret:

Jesús fue bautizado identificándose con la humanidad

Jesús fue ungido con el Espíritu Santo y con poder

Jesús iba haciendo bien y sanando, librando a los oprimidos por el diablo

Jesús hizo esto con el poder de Dios, porque Dios estaba con él

Jesús hizo estas cosas en la presencia de testigos oculares

Jesús fue crucificado

Jesús fue levantado de entre los muertos, resucitado a la vista de muchos testigos

Jesús mandó a sus seguidores que predicaran el mensaje de quien es él y que hizo

Jesús es puesto por Dios para ser el juez del mundo entero

Jesús es el predicho por los profetas

iii. A nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos: “Pedro hace énfasis en el comer y beber con Cristo porque es una manera de decir que la resurrección de Cristo fue real.” (boice)

iv. Nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos: “El apóstol no habló mucho en su oratorio antes de llegar a la doctrina del juicio de todo hombre por Cristo. Él dice que fue mandado a predicarla, y, por lo tanto, sí lo predicaba.” (Spurgeon)

e. Todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados: El sermón breve terminó con un entendimiento de la anchura de la promesa de Dios de salvación. Nótalo con cuidado: ¡Todos los que en él creyeren! Judío o gentil; esclavo o libre; blanco o negro; bueno o malo; rico o pobre – Todos los que en él creyeren.

5. (Hechos 10:44-48) Los gentiles temerosos de Dios son llenados con el Espíritu Santo y fueron bautizados.


Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días.

a. Mientras aún hablaba Pedro: Salvación vino cuando cada uno de estos gentiles respondieron al mensaje de Pedro con fe en sus corazones, así que fueron realmente nacidos de nuevos mientras escucharon y creyeron. “¡Oh, qué el Espíritu de Dios nos interrumpiera a nosotros!” (Spurgeon)

i. Mientras escuchando a Pedro estas personas hicieron un pacto secreto y invisible en sus corazones con Dios por poner su fe en Jesucristo.

ii. El momento de la salvación de una persona no es necesariamente cuando levantan una mano o vienen al frente ante una invitación evangelista. Es más probable que sucede en el momento que se rinden a Dios y toman a Jesús con confianza en la sinceridad de sus corazones.

iii. Pedro permitió que el Espíritu Santo interrumpiera su sermón. El Espíritu Santo estaba haciendo la obra mayor en los corazones de los oyentes, y Pedro siguió la corriente. Paró y llamó para que se bautizara bautismo.

iv. Estos probablemente no fueron los primeros gentiles que confiaran en Jesús y nacieran de nuevo. Probablemente, gentiles habían recibido salvación en los ocho años desde Pentecostés (Hechos 2). Pero aquellos gentiles fueron salvados mientras abrazaban al judaísmo igual que la cristianidad. Puede que gentiles habían recibido salvación antes de esto, pero fueron salvados como judíos; no como gentiles.

v. Antes de esto, un gentil podía confiar en Jesús como el Mesías y recibir el perdón de pecados que Jesús ganó por ellos en la cruz. Pero en hacer esto, tendría que, primero, hacerse judío – y después continuar en la ley ritual judía. Llevarían ciertas coberturas para su cabeza en la iglesia, solo comerían comida kósher, harían peregrinjes a Jerusalén para los días festivos, y observarían docenas de leyes ceremoniales y rituales.

b. El Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso … los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios: Su llenamiento del Espíritu Santo fue acompañado por la demostración de dones espirituales. Esto fue un llenamiento del Espíritu Santo en dos sentidos: Primero, en el sentido de que él mora en y permanece en cada creyente; segundo, en el sentido de un empoderamiento especial con dones y gracias del Espíritu Santo.

i. Cuando ellos hablaron con lenguas, era para magnificar a Dios, no para enseñar a hombres. La audiencia fue Dios, no el hombre, como es consistente con el principio expresado en de 1 Corintios 14:2.

ii. Esto fue único. No fue común en el libro de Hechos o en subsecuente experiencia cristiana para los que no fueron previamente convertidos (nacidos de nuevo) ser a la vez nacidos de nuevo y recibir tan evidentes dones espirituales. Mas fue bueno y aún necesario en esta ocasión, para mostrar que ellos habían recibido exactamente el mismo Espíritu, exactamente la misma bendición que los apóstoles y primeros seguidores de Jesús recibieron la mañana de Pentecostés (Hechos 2).

iii. “Los gentiles son puestos en una posición exactamente paralelo, no solamente con judíos normales (o aún samaritanos) quienes habían creído en Jesús, pero con los mismos apóstoles.” (Boice)

c. Los fieles de la circuncisión … se quedaron atónitos: Los cristianos judíos presentes fueron asombrados. Podían haber entendido que Dios ahora estaba empezando a amara a gentiles, pero ¿quién habría creído que Dios llenaría que Dios llenaría los gentiles con el Espíritu Santo de la misma manera que los judíos?

i. Pedro hizo el punto claramente cuando notó que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros. No solo fue que Dios amaba o bendecía a los gentiles que los hizo quedar atónitos. Fue que Dios amaba y bendecía a los gentiles igual que amaba y bendecía a los judíos mientras seguían siendo gentiles.

d. Mandó bautizarles en el nombre del Señor: Esto mostró su plena aceptación en la comunidad de los que seguían a Jesús. Su bautismo mostró que fueron aceptados como seguidores gentiles de Jesús.

i. Esta entrada de gentiles en la iglesia no fue un nuevo plan, sino algo prometido mucho antes. El Antiguo Testamento esperaba el día cuando una luz brillaría en las tinieblas del mundo gentil:Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento.(Isaías 60:1-3)

ii. Dios prometió a Abraham y sus descendientes que la bendición que vino por medio de él se extendería a todas las naciones (Génesis 12:1-4). Aquí, vemos a Jesús – la mayor bendición de Abraham – extendido a las naciones.

iii. Recuerda la promesa de Jesús de otras ovejas que no son de este redilen Juan 10:16. Jesús también prometió:Yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo. (Juan 12:32).

iv. El primer gentil con que Jesús trató en su ministerio público fue un centurión romano de Capernaum. Cuando Jesús sanó el siervo de aquel centurión, él declaró: vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos(Mateo 8:5-13).

v. Debemos ver también que Cornelio fue sin duda un buen hombre; sin embargo, necesitaba a Jesús. Aún buenas personas, quienes son respetuosos hacia Dios, necesitan venir a Jesús como su Señor y Salvador, y puso toda su confianza en quien es Jesús y que hizo él por ellos.

©2016 David Guzik – No se permite la distribución más allá del uso personal sin autorización.

Juan 1 – La Palabra y el Testigo ← Prior Book
Romanos 1 – La Raza Humana, Culpable Delante de Dios Next Book →
Hechos 9 – La Conversión de Saulo de Tarso ← Prior Chapter
Hechos 11 – Defendiendo El Ministerio a Los Gentiles Next Chapter →
CONTENT DISCLAIMER:

The Blue Letter Bible ministry and the BLB Institute hold to the historical, conservative Christian faith, which includes a firm belief in the inerrancy of Scripture. Since the text and audio content provided by BLB represent a range of evangelical traditions, all of the ideas and principles conveyed in the resource materials are not necessarily affirmed, in total, by this ministry.