Search Bible
Click for Help   Click for QuickNav   Click for Advanced Search Options
Search KJV
Your Bible Version is the KJV
Go to Top
Link to This Page Cite This Page
Share this page Follow the BLB
Printable Page
 
 
Left Contextbar EdgeLeft Contextbar Edge BackgroundRight Contextbar Edge2Prior BookPrior ChapterReturn to CommentariesReturn to Author BiographyNext ChapterNext BookRight Contextbar Edge2Right Contextbar Edge BackgroundRight Contextbar Edge1
The Blue Letter Bible

David Guzik :: Génesis 27 – Jacob gana engañosamente la bendición de Isaac

toggle collapse
Choose a new font size and typeface

Génesis 27 – Jacob gana engañosamente la bendición de Isaac

A. Rebeca y Jacob hacen un complot para engañar a Isaac.

1. (Génesis 27:1-4) Isaac da a Esaú su ultimo deseo en su lecho de muerte.


Aconteció que cuando Isaac envejeció, y sus ojos se oscurecieron quedando sin vista, llamó a Esaú su hijo mayor, y le dijo: Hijo mío. Y él respondió: Heme aquí. Y él dijo: He aquí ya soy viejo, no sé el día de mi muerte. Toma, pues, ahora tus armas, tu aljaba y tu arco, y sal al campo y tráeme caza; y hazme un guisado como a mí me gusta, y tráemelo, y comeré, para que yo te bendiga antes que muera.

a. Aconteció que cuando Isaac envejeció: Isaac cree que ha llegado la hora de su muerte, y ésta es su manera de “resolver sus asuntos,” diciendo su ultima voluntad como una especie de último testamento. A pesar de que Martín Lutero calculó que la edad de Isaac era de 137 años en ese momento, vivió hasta los 180. Vivió 43 años más.

b. Para que yo te bendiga antes que muera: Extrañamente, Isaac insistió en dar la bendición a Esaú, el que Dios no había elegido, quien había despreciado su primogenitura, y quien se había casado con mujeres paganas. Parece claro que Isaac actuó en la carne aquí, pensando solo en la buena comida que recibiría de la caza de Esaú.

i. En realidad, parece que Isaac actuó más en la carne en lo que se refiere a su exaltación de la destreza de la caza masculina de Esaú. Él, en realidad, no podía saber la diferencia entre lo que Esaú cazaba en el campo y lo que su esposa Rebeca podría preparar del rebaño.

2. (Génesis 27:5-10) Rebeca aconseja a Jacob a que engañe a su padre Isaac.


Y Rebeca estaba oyendo, cuando hablaba Isaac a Esaú su hijo; y se fue Esaú al campo para buscar la caza que había de traer. Entonces Rebeca habló a Jacob su hijo, diciendo: He aquí yo he oído a tu padre que hablaba con Esaú tu hermano, diciendo: Tráeme caza y hazme un guisado, para que coma, y te bendiga en presencia de Jehová antes que yo muera. Ahora, pues, hijo mío, obedece a mi voz en lo que te mando. Vé ahora al ganado, y tráeme de allí dos buenos cabritos de las cabras, y haré de ellos viandas para tu padre, como a él le gusta; y tú las llevarás a tu padre, y comerá, para que él te bendiga antes de su muerte.

a. Ahora, pues, hijo mío, obedece a mi voz en lo que te mando: En lugar de confiar en que Dios cumpliría lo que Él había prometido en Génesis 25:23, ella va a “hacer lo correcto” en la carne. Las buenas intenciones no justifican el actuar en la carne.

b. Haré con ellos viandas para tu padre, como a él le gusta: Pero, de nuevo, Isaac no es menos intrigante que Rebeca. En la obstinación de su vejez, está decidido a transmitir la bendición a Esaú, a pesar de lo que Jehová había dicho y lo que los muchachos habían demostrado con sus vidas.

i. El hecho de que Isaac está tratando de repartir la bendición secretamente, demuestra que sabía que lo que estaba haciendo estaba mal. Lamentablemente en este caso, ninguno confiaba en otro.

3. (Génesis 27:11-17) Se hacen los preparativos para el intento engañoso de Jacob para robar la bendición.


Y Jacob dijo a Rebeca su madre: He aquí, Esaú mi hermano es hombre velloso, y yo lampiño. Quizá me palpará mi padre, y me tendrá por burlador, y traeré sobre mí maldición y no bendición. Y su madre respondió: Hijo mío, sea sobre mí tu maldición; solamente obedece a mi voz y vé y tráemelos. Entonces él fue y los tomó, y los trajo a su madre; y su madre hizo guisados, como a su padre le gustaba. Y tomó Rebeca los vestidos de Esaú su hijo mayor, los preciosos, que ella tenía en casa, y vistió a Jacob su hijo menor; y cubrió sus manos y la parte de su cuello donde no tenía vello, con las pieles de los cabritos; y entregó los guisados y el pan que había preparado, en manos de Jacob su hijo.

a.Quizá me palpará mi padre; me tendrá entonces por burlador: Jacob, fiel a su nombre (“tramposo” o “sinvergüenza”), se apresura para llevar a cabo su plan. Solamente se preocupa si será exitoso.

i. Cuando estamos dispuestos a abandonar la cuestión del bien y del mal, y cuando nuestra única preocupación es “lo que funciona”, hemos aceptado la idea moderna del pragmatismo, como gran parte de la iglesia lo ha hecho hoy en día.

b. Su padre…Rebeca…Esaú…Jacob: Significativamente, en este momento, cada uno de los actores de este drama claramente nos muestran que se encuentran dirigidos por su carne y que no están siendo controlados por el espíritu. Incluso Esaú, al ponerse de acuerdo con el plan de Isaac para darle la primogenitura a él, hizo caso omiso a su promesa anterior de permitir a Jacob que tuviera la primogenitura.

i. El peor aspecto de todo esto es que parecen considerar la bendición como algo “mágico”, como algo separado de la sabiduría y voluntad de Dios. Pero sobretodo, lo más que puede hacer Isaac es reconocer el llamado y la bendición de Dios sobre Jacob. Sólo Dios puede, verdaderamente, otorgar la bendición. Esaú podría recibir la bendición de Isaac cien veces, pero solo importa si Dios en el cielo lo honra.

B. Jacob recibe la bendición de Isaac destinada para Esaú.

1. (Génesis 27:18-27a) Jacob miente a su padre, haciéndose pasar por Esaú.


Entonces éste fue a su padre y dijo: Padre mío. E Isaac respondió: Heme aquí; ¿quién eres, hijo mío? Y Jacob dijo a su padre: Yo soy Esaú tu primogénito; he hecho como me dijiste: levántate ahora, y siéntate, y come de mi caza, para que me bendigas. Entonces Isaac dijo a su hijo: ¿Cómo es que la hallaste tan pronto, hijo mío? Y él respondió: Porque Jehová tu Dios hizo que la encontrase delante de mí. E Isaac dijo a Jacob: Acércate ahora, y te palparé, hijo mío, por si eres mi hijo Esaú o no. Y se acercó Jacob a su padre Isaac, quien le palpó, y dijo: La voz es la voz de Jacob, pero las manos, las manos de Esaú. Y no le conoció, porque sus manos eran vellosas como las manos de Esaú; y le bendijo. Y dijo: ¿Eres tú mi hijo Esaú? Y Jacob respondió: Yo soy. Dijo también: Acércamela, y comeré de la caza de mi hijo, para que yo te bendiga; y Jacob se la acercó, e Isaac comió; le trajo también vino, y bebió. Y le dijo Isaac su padre: Acércate ahora, y bésame, hijo mío. Y Jacob se acercó, y le besó; y olió Isaac el olor de sus vestidos,

a. Yo soy Esaú tu primogénito: A veces es difícil discernir una mentira y, por lo tanto, si es pecado o no reside en la cuestión de la intención. Pero otras veces, no es difícil. Y aquí Jacob claramente miente.

b. Porque Jehová, tu Dios, hizo que la encontrase delante de mí: Jacob, el sin vergüenza, no dudó en incluir a Dios como un partícipe de su engaño.

i. ¿Cómo pudo él hacer eso? Simplemente porque su única preocupación es “lo que funciona.” Desde que sabe que Dios quiere que él tenga la primogenitura, justificará cualquier mentira o pecado que cometa en la búsqueda de la primogenitura y ¡dirá que él esta haciendo lo correcto!

ii. Jacob probablemente utilizó la promesa y el llamado de Dios como una excusa para pecar, y se justificó a sí mismo diciendo que su conducta pecaminosa estaba cumpliendo la promesa de Dios.

c. ¿Eres tú mi hijo Esaú?: Incluso bajo reiteradas preguntas, Jacob se mantiene firme en su mentira. En parte, Jacob está tomando ventaja del buen carácter de su padre. Isaac probablemente no creería que su hijo Jacob le mentiría tan repetidamente.

2. (Génesis 27:27b-29) La bendición es otorgada a Jacob.


Y le bendijo, diciendo:
Mira, el olor de mi hijo,
Como el olor del campo que Jehová ha bendecido;
Dios, pues, te dé del rocío del cielo,
Y de las grosuras de la tierra,
Y abundancia de trigo y de mosto.
Sírvante pueblos,
Y naciones se inclinen a ti;
Sé señor de tus hermanos,
Y se inclinen ante ti los hijos de tu madre.
Malditos los que te maldijeren,
Y benditos los que te bendijeren.

a. Y le bendijo: Isaac bendice a Jacob como la cabeza espiritual de la familia. Es Isaac quien tenía el derecho a transmitir esta bendición en relación al pacto de Abraham, no Ismael, y el hijo (Jacob o Esaú), quien recibiera esta bendición fuera capaz de transmitirla a sus descendientes.

b. Dios, pues, te dé del rocío del cielo y de las grosuras de la tierra: Las palabras de la bendición están llenas de las imágenes de la abundante riqueza de Jehová y muestran relación con algunas de las palabras del pacto que Dios hizo con Abraham.

c. Malditos sean los que te maldijeren y benditos los que te bendijeren: Una vez más, es importante ver que no era la otorgación de estas palabras a Jacob que harían que fuera bendecido. Sino que, él fue bendecido porque Dios lo escogió mucho antes (Génesis 26:23). Lo que importa es que Dios había dicho: el mayor servirá al menor (atrás en Génesis 25:23), no es que Isaacdijera: serás señor sobre tus hermanos.

i. “El punto es que la voluntad soberana de Dios se lleva a cabo, a pesar de nuestra oposición o la de cualquier otra persona.” (Boice).

C. Esaú descubre el engaño de Jacob.

1. (Génesis 27:30-38), La tristeza de Esaú al descubrir el engaño de Jacob.


Y aconteció, luego que Isaac acabó de bendecir a Jacob, y apenas había salido Jacob de delante de Isaac su padre, que Esaú su hermano volvió de cazar. E hizo él también guisados, y trajo a su padre, y le dijo: Levántese mi padre, y coma de la caza de su hijo, para que me bendiga. Entonces Isaac su padre le dijo: ¿Quién eres tú? Y él le dijo: Yo soy tu hijo, tu primogénito, Esaú. Y se estremeció Isaac extremadamente, y dijo: ¿Quién es el que vino aquí, que trajo caza, y me dio, y comí de todo antes que tú vinieses? Yo le bendije, y será bendito. Cuando Esaú oyó las palabras de su padre, clamó con una muy grande y muy amarga exclamación, y le dijo: Bendíceme también a mí, padre mío. Y él dijo: Vino tu hermano con engaño, y tomó tu bendición. Y Esaú respondió: Bien llamaron su nombre Jacob, pues ya me ha suplantado dos veces: se apoderó de mi primogenitura, y he aquí ahora ha tomado mi bendición. Y dijo: ¿No has guardado bendición para mí? Isaac respondió y dijo a Esaú: He aquí yo le he puesto por señor tuyo, y le he dado por siervos a todos sus hermanos; de trigo y de vino le he provisto; ¿qué, pues, te haré a ti ahora, hijo mío? Y Esaú respondió a su padre: ¿No tienes más que una sola bendición, padre mío? Bendíceme también a mí, padre mío. Y alzó Esaú su voz, y lloró.

a.Y se estremeció Isaac extremadamente: Esta frase es muy fuerte. Podría traducirse como: “Isaac se estremeció muy excesivamente con gran temblor.” (Morris).

b. Y se estremeció Isaac extremadamente: Isaac estaba preocupado porque sabía que había intentando meter a Dios dentro del cuadro, para vencer el plan de Dios, y Dios le había ganado. Se dio cuenta de que siempre sería derrotado cuando intentara resistirse a la voluntad de Dios, incluso cuando a él no le gustara. Y llegó a comprender que a pesar de su arrogancia en contra de la voluntad de Dios, la voluntad de Dios era gloriosa.

i. Más tarde, en Hebreos 11:20, dice: Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a las cosas por venir.¿Dónde estaba la fe? Aquí está Isaac, después del intento de evitar la voluntad de Dios ha sido destruido y Él dijo de Jacob, “y ciertamente será bendecido.

c.Se apoderó de mi primogenitura: Tanto Isaac como Esaú se afligen cuando se dan cuenta de lo que hizo Jacob, y ahora ¡Esaú está preocupado por la primogenitura! Anteriormente (en Génesis 25:22-34), estuvo dispuesto a vender su primogenitura por un plato de guisado, y despreció su primogenitura. Ahora quería los privilegios materiales y políticos de la primogenitura.

i. Cuando la apreció como una primogenitura espiritual, Esaú no valoró la primogenitura, pero ahora que la mira en términos materiales y políticos, él la quiere.

d. Se apoderó de mi primogenitura: Esaú está aún más que dispuesto a reescribir la historia. A pesar de que tiene razón al acusar a Jacob de proceder fiel a su naturaleza, cuando tomó la primogenitura de Esaú por primera vez, se niega a mencionar que vendió la primogenitura por un plato de guisado, y despreció su primogenitura.

i. Esaú no podía decir verazmente que se apoderó de mi primogenitura. Esaú la regaló, y, de todas maneras, Dios es el Señor de la primogenitura.

e. ¡Bendíceme también a mí, padre mío!: Esta es la preocupación más espiritual que jamás hemos visto en Esaú, aunque está enfocada en la preocupación política y material.

f. Alzó Esaú la voz, y lloró: Las lágrimas de Esaú, fueron lágrimas de egoísmo frustrado, no de remordimiento por su propio pecado y por despreciar su primogenitura.

i.Mirad bien, para que ninguno deje de alcanzar la gracia de Dios, y para que no brote ninguna raíz de amargura que os perturbe y contamine a muchos. Que no haya ningún fornicario o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura. Ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no tuvo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas. (Hebreos 12:15-17)

2. (Génesis 27:39-40) Isaac da una bendición limitada a Esaú.


Entonces Isaac su padre habló y le dijo:
He aquí, será tu habitación en grosuras de la tierra,
Y del rocío de los cielos de arriba;
Y por tu espada vivirás, y a tu hermano servirás;
Y sucederá cuando te fortalezcas,
Que descargarás su yugo de tu cerviz.

a. Será tu habitación en grosuras de la tierra: Es decir, Esaú y sus descendientes serían los habitantes del desierto.

b. A tu hermano servirás: Esaú estaría bajo Jacob, pero no para siempre. La promesa también era a Esaú tú quebrarás el yugo de su cuello.

3. (Génesis 27:41-46) La ira de Esaú; Rebeca hace planes para que Jacob huya.


Y aborreció Esaú a Jacob por la bendición con que su padre le había bendecido, y dijo en su corazón: Llegarán los días del luto de mi padre, y yo mataré a mi hermano Jacob. Y fueron dichas a Rebeca las palabras de Esaú su hijo mayor; y ella envió y llamó a Jacob su hijo menor, y le dijo: He aquí, Esaú tu hermano se consuela acerca de ti con la idea de matarte. Ahora pues, hijo mío, obedece a mi voz; levántate y huye a casa de Labán mi hermano en Harán, y mora con él algunos días, hasta que el enojo de tu hermano se mitigue; hasta que se aplaque la ira de tu hermano contra ti, y olvide lo que le has hecho; yo enviaré entonces, y te traeré de allá. ¿Por qué seré privada de vosotros ambos en un día? Y dijo Rebeca a Isaac: Fastidio tengo de mi vida, a causa de las hijas de Het. Si Jacob toma mujer de las hijas de Het, como éstas, de las hijas de esta tierra, ¿para qué quiero la vida?

a. Yo mataré a mi hermano Jacob: La preocupación un tanto espiritual de Esaú por la bendición de su padre, rápidamente desaparece y se convierte en un odio amargo hacia Jacob, un odio amargo que tiene intenciones asesinas. Esaú planeó matar a Jacob tan pronto como Isaac muriera, y esto es un consuelo para Esaú.

i. La venganza es un pensamiento reconfortante para aquellos que sienten que han sido tratados injustamente como Esaú. ¡Si tan sólo Esaú supiera que Isaac iba a vivir otros 43 años!

ii. Quizás Esaú estaba probando qué tan bendecido era Jacob. Quizá su intención haya sido matarlo en un intento por derrotar la voluntad revelada de Dios, en cuanto a la primogenitura.

b. Y mora con él algunos días: Los “algunos días” que Jacob iba a quedarse con Labán y la familia de Rebeca en Harán, se convertirían en más de 20 años. Sin embargo, Dios cumplirá su voluntad en todo esto.

c. Si Jacob toma mujer de las hijas de Het, como éstas, de las hijas de esta tierra, ¿para qué quiero la vida?: Rebeca manipuló exitosamente a Isaac a que le dijera a Jacob que se fuera. “La victoria diplomática de Rebeca fue completa, pero ella nunca volvería a ver a su hijo” (Kidner).

©2006 David Guzik – No se permite la distribución más allá del uso personal sin autorización.

Apocalipsis 1 – Introducción; Una Visión de Jesús ← Prior Book
Éxodo 1 – Israel se multiplica en Egipto Next Book →
Génesis 26 – Isaac peca como Abraham ← Prior Chapter
Génesis 28 – Jacob huye de Esaú Next Chapter →
BLB Searches
Search the Bible
Search KJV
 [?]

Advanced Options

Other Searches

Multi-Verse Retrieval
x
Search KJV

Let's Connect
x
Daily Devotionals
x

Blue Letter Bible offers several daily devotional readings in order to help you refocus on Christ and the Gospel of His peace and righteousness.

Daily Bible Reading Plans
x

Recognizing the value of consistent reflection upon the Word of God in order to refocus one's mind and heart upon Christ and His Gospel of peace, we provide several reading plans designed to cover the entire Bible in a year.

One-Year Plans

Two-Year Plan

CONTENT DISCLAIMER:

The Blue Letter Bible ministry and the BLB Institute hold to the historical, conservative Christian faith, which includes a firm belief in the inerrancy of Scripture. Since the text and audio content provided by BLB represent a range of evangelical traditions, all of the ideas and principles conveyed in the resource materials are not necessarily affirmed, in total, by this ministry.


Donate Contact

Blue Letter Bible study tools make reading, searching and studying the Bible easy and rewarding.

Blue Letter Bible is a 501(c)(3) nonprofit organization